-
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
en la web en la Biblia
Buscar en la Biblia  Búsqueda avanzada 
Sobre nosotrosQuiero saber másCómo involucrarme¿Podemos ayudarte?inicio
Sobre la BibliaHistoria de la IglesiaBiografíasEnciclopediaEl tabernáculoMás contenido
PrólogoEtapa antigua 33-476Etapa medieval 476-1517Reforma y contrarreforma 1517-1648Etapa moderna 1648-BiografíasEnciclopediaCronologíaMás información
MapasLa ReformaExtensión de la ReformaLa ContrarreformaEl campo de batallaHeterodoxosDebates teológicosDocumentosCronología
Los cuatro grandes reformadoresOtros reformadores alemanesOtros reformadores suizosLa Reforma radicalLos reformadores inglesesLos puritanos inglesesLos hugonotes francesesLos teólogos holandeses
 Estamos en: Quiero saber más » Historia de la Iglesia » Reforma y contrarreforma 1517-1648 » La Reforma » Los cuatro grandes reformadores
Los cuatro grandes reformadores
Guardar como Pdf Guardar como Pdf
Imprimir Imprimir
Enviar este enlace por e-mail a un amigo Enviar este enlace por e-mail a un amigo
Ver más Historia de la Iglesia Ver más Historia de la Iglesia

Se conoce con el nombre de Reforma al movimiento religioso que tuvo lugar en Europa en el siglo XVI, en la parte occidental de la cristiandad. Aunque sus efectos fueron más allá de lo puramente teológico, sin embargo sus raíces fueron estrictamente doctrinales.

Martín Lutero
Durante siglos la Iglesia católica se había aunado profundamente con los poderes políticos y económicos, resultando en el incremento de riqueza y poder por su parte, lo cual influyó en la corrupción del clero y en el establecimiento de doctrinas y prácticas distantes del evangelio.

Antes de que la Reforma naciera hubo personajes que denunciaron el sistema de abusos y supersticiones populares extendidas por doquier. Por ejemplo, Pedro Valdo, Jan Hus y John Wyclif, entre otros, fueron figuras que se enfrentaron al estado generalizado de cosas antes de la Reforma. A estos personajes se les ha denominado los precursores de la Reforma. La fecha tradicional que marca un antes y un después en la historia de la Iglesia sería el 31 de octubre de 1517, cuando el fraile agustino Martín Lutero clavó sus Noventa y Cinco Tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg. En ese documento se atacaba el sistema de indulgencias y se afirmaba que el papa no tiene autoridad sobre el purgatorio, no teniendo la doctrina de los méritos de los santos justificación en el evangelio. En esas doctrinas Lutero veía una corrupción de las doctrinas de la redención y de la gracia. De ahí que los pilares de la Reforma sean tres: sola gracia (no méritos), sola fe (no obras) y sola Escritura (no tradición). Aunque la intención de Lutero no era romper con la Iglesia católica, los acontecimientos se precipitaron, siendo llamado a comparecer en 1521 ante el emperador para dar cuenta de sus libros e ideas. Ante su negativa a someterse a la autoridad de la Iglesia católica y de la tradición si no se le demostraba su error por medio de la Biblia, Lutero fue excomulgado. A partir de ahí comenzó un movimiento que se expandió por buena parte de Europa central, septentrional y las islas británicas, tomando diversas formas.

Por ejemplo, Huldreich Zwinglio en Zurich concordaba con Lutero en la doctrina de la justificación por la fe, aunque difería en su entendimiento de la Cena. Mientras que Lutero rechazaba la interpretación católica consistente en la transubstanciación, sostenía que Cristo está presente en los elementos porque él está en todas partes. Pero Zwinglio afirmaba que las palabras de Jesús había que interpretarlas en sentido alegórico, por lo que el pan y el vino son símbolos de su cuerpo y sangre, siendo la Cena un memorial de la muerte de Jesús.

Del grupo de Zwinglio surgieron los radicales que pensaban que Zwinglio no había llevado la Reforma hasta sus últimas consecuencias, especialmente en lo referente al bautismo, que necesariamente debía administrarse a los adultos exclusivamente. Por eso recibieron el apodo de 'anabaptistas', es decir rebautizadores. Basándose en el Nuevo Testamento rechazaron participar en cargos políticos, llevar armas o jurar, insistiendo en la total separación de la Iglesia y el Estado.

Otro importante reformador fue Juan Calvino, un francés que en 1536 escribió la primera obra teológica sistemática del protestantismo: la Institución de la Religión Cristiana. El sistema de Calvino daba gran importancia a la gloria de Dios en todo el plan de salvación, siendo por lo tanto su voluntad el factor determinante en la redención.

A mediados del siglo XVI el protestantismo tenía la hegemonía en Europa central e iba aumentando su influencia hacia el norte. En Inglaterra la Reforma se benefició de las desavenencias entre Enrique VIII y el papa Clemente VII, a causa de la petición de divorcio de su esposa Catalina de Aragón que el primero le presentara al segundo. Los reformadores ingleses, aleccionados por lo que ocurría en el continente, comenzaron la introducción de reformas religiosas que incluyeron una liturgia en inglés. En Escocia, John Knox, fue la cabeza del presbiterianismo calvinista, que hizo posible la unión de Escocia e Inglaterra.

El origen histórico de la palabra protestante hay que buscarlo en la segunda dieta imperial de Spira (1529), cuando se cambió por voto mayoritario la decisión de la primera Dieta (1526) que permitía a cada príncipe del imperio determinar la religión de su territorio. La minoría, consistente de 6 príncipes y 14 ciudades, emitieron una protesta formal cuyo principal propósito era protestar (en el sentido del término que significa confesión pública) de que 'en asuntos que conciernen al honor de Dios y a la salvación y la vida eterna de nuestras almas, cada uno debe permanecer y dar cuenta ante Dios de sí mismo.' Un propósito secundario fue protestar contra la prohibición de la expansión evangélica.

LOS CUATRO GRANDES REFORMADORES
MARTÍN LUTERO
JUAN CALVINO
HULDREICH ZWINGLIO
JOHN KNOX
Fecha 1483-1546 1509-1564 1484-1531 1514-1572
Nacimiento Eisleben, Alemania Noyon, Francia Alto Toggenburg, Suiza Haddington, Escocia
Educación Leipzig París, Orleáns Viena, Basilea St. Andrews
Sacerdocio 1507 1506 1536
Escritos Noventa y cinco tesis.

A la nobleza de la nación alemana.

La cautividad babilónica de la Iglesia.

La libertad cristiana.

Sobre la esclavitud de la voluntad.

Catecismo mayor.

Institución de la religión cristiana.

Comentarios a 49 libros de la Biblia.

Sesenta y siete conclusiones. El primer toque de trompeta contra el monstruoso gobierno de las mujeres.

Historia de la reforma de la religión en Escocia.

Hechos notables Ingresó en los agustinos en 1505.

En 1508 comenzó a enseñar en la universidad de Wittenberg.

En 1517 clavó las noventa y cinco tesis.

En 1520 fue excomulgado.

En 1521 fue llamado a la dieta de Worms.

Entre 1521-34 tradujo la Biblia al alemán.

En 1525 se opuso a la Guerra del Campesinado.

En 1525 se casó con Catalina von Bora.

Se convirtió al evangelio mientras estudiaba en París.

En 1533 fue obligado a dejar París.

En 1536 fue persuadido por Farel para que le ayudara en la reforma en Ginebra.

Obligado a salir de Ginebra se estableció en Estrasburgo donde se casó.

En 1541 volvió a Ginebra dirigiendo allí la Reforma.

Refugiados protestantes de toda Europa fueron a Ginebra siendo influenciados por Calvino.

Influenciado por Erasmo.

Ingresó al sacerdocio por ser una carrera respetable.

Se opuso a la prostitución de los mercenarios suizos a los nobles.

Su reforma fue más lejos que la de Lutero.

Algunos de sus seguidores se hicieron después anabaptistas y fueron perseguidos por él.

Murió en una batalla contra los cantones católicos.

Fue influenciado por Thomas Gwilliam y George Wishart.

Pasó un año y medio como esclavo en una galera.

En 1549 fue a Inglaterra y predicó contra el catolicismo.

En 1553 fue a Ginebra y entró en contacto con Calvino.

Al ascender la Reina Isabel I al trono publicó su obra El primer toque de trompeta...

En 1559 volvió a Escocia para dirigir la Reforma.

Textos notables

'No nos hacemos buenos por hacer cosas buenas; sino que cuando hemos sido hechos buenos, realizamos actos buenos.'

'Nuestra justificación no está en nosotros ni en nuestro poder; dentro de ti no hay nada, sino perdición. Pero tu salvación viene desde fuera de ti.'

'¡Mirad! Cada santo es un pecador y ruega por sus pecados. De esta forma el hombre justificado es, en primer lugar, un acusador de sí mismo... Por tanto, es la misericordia maravillosa y tiernísima de Dios que nos mira a la vez como pecadores y como no pecadores.'

'La semilla de la Palabra de Dios echa raíces y fructifica únicamente en aquellos que el Señor, por su eterna elección, ha predestinado a ser sus hijos y los herederos del Reino celestial. Para todos los demás, que, por el mismo consejo de Dios, antes de la constitución del mundo, han sido reprobados, la clara y evidente predicación de la Verdad no puede ser sino un olor de muerte que conduce a la muerte.'

'La fe nace cuando uno empieza a desesperar de sí mismo y a ver que tiene que confiar en Dios solo.'

'Uno está libre de pecado cuando su mente se confía resueltamente a la muerte de Cristo y allí halla descanso.'

'En la adoración de Dios, y especialmente en la administración de los sacramentos, la norma prescrita en la Sagrada Escritura ha de ser observada sin añadiduras ni disminuciones.'

'La misa es una abominable idolatría, una blasfemia a la muerte de Cristo y una profanación de la Cena del Señor.'

Predestinación 'Para los elegidos y para aquellos que poseen el Espíritu, la predestinación es la más dulce de la doctrinas, pero para los sabios mundanos es la más amarga y la más dura de todas. La razón por la que Dios salva de esta forma, es demostrar que no salva por nuestros méritos, sino por una elección pura y simple y por su voluntad inmutable. Estamos salvados por su amor inmutable. Entonces, ¿dónde está nuestra justicia? ¿Dónde nuestras buenas obras? ¿Dónde está nuestra voluntad libre? ¿Qué ocurre con este hablar sobre la contingencia de las cosas?...
No hay palabras tan efectivas como estas para aterrorizar a los hombres, para humillarles y destruir la orgullosa presunción de sus méritos... La gente que está aterrada y asustada por esta doctrina puede tomarlo como el mejor de todos los signos y como un signo feliz.'

(Sobre los Romanos, VIII, 28)
'Llamamos predestinación al eterno decreto de Dios, por el que ha determinado lo que quiere hacer de cada uno de los hombres. Porque él no los crea a todos con la misma condición, sino que ordena a unos para la vida terna, y a otros para condenación perpetua. Por tanto, según el fin para el cual el hombre es creado, decimos que está predestinado a vida o a muerte.'
(Institución, III, XXI,5)
   
Pecado 'Aquí reside el error: en creer que este mal puede ser curado por medio de nuestras obras. Toda la experiencia demuestra que cualquiera que sea el acto bueno que hagamos, queda en él esa concupiscencia hacia el mal, y nadie está libre de ello, ni siquiera un niño de un día de edad...
Por tanto, "pecado actual" (para utilizar la definición del teólogo) es más correctamente pecado entendido como la obra y el fruto del pecado. En realidad, el pecado es esa pasión y esa mecha (mecha en el sentido de que siempre está dispuesta a encenderse), esa concupiscencia, esa inclinación al mal y la dificultad para hacer el bien... Ahora, si todo esto funciona, entonces no son actos propiamente dichos. Funcionan para obtener un fruto. Ellos en sí mismos no son el fruto.'

(Sobre los Romanos, IV, 7)
     
Ley y Evangelio 'En esta frase se plantea la diferencia entre la Ley y el Evangelio. La Ley es la palabra de Moisés para nosotros, por el contrario el Evangelio es la palabra de Dios en nosotros. La primera reside fuera; habla por medio de figuras y profecías visibles de cosas que han de suceder. Por otro lado, el segundo viene a nuestro interior y habla de cosas interiores y espirituales, y de la verdad. Uno habla en nosotros, otro habla para nosotros.'
(Comentario al Salmo 85:8)

'En la nueva Ley, todas las cosas son libres y nada es necesario para aquellos que creen en Cristo. El amor es todo lo que se necesita... No pertenece a la nueva Ley dedicar unos días para ayuno y otros no, como estaba en la Ley de Moisés. Ni pertenece a la nueva Ley seleccionar cierta clase de comida y separarla de la otra, como carne, huevos, etc., como también se hacía en la Ley de Moisés. (Levítico 21, 4 ff.). Ni incumbe a la nueva Ley señalar unos días como santos y otros no. Ni pertenece a la nueva Ley construir esta o aquella clase de iglesia, o adornarla de forma particular, o cantar en ella de una manera determinada; ni se establece que debamos tener órganos, decorados de altar, cálices, imágenes y todo lo demás que ahora encontramos en los lugares de culto. Ni siquiera es necesario tener sacerdotes ni religiosos con tonsura y trajes distintivos, como hacían con la antigua Ley. Todas estas cosas no son más que sombras y recuerdos de la realidad. Por supuesto, los hemos superado. Cada día es un día santo, está permitida toda clase de comida, todos los sitios son sagrados, todo el tiempo es tiempo de ayuno, todas las prendas de vestir están permitidas. Todo es cuestión de libre elección, mientras se guarde moderación en estas cosas, y de amor, y el resto de las cosas que enseña el Apóstol.'
(Sobre los Romanos, XIV, 1)

  '...Algunas personas de nuestro tiempo que se creen ser de primera importancia han hablado sin suficiente discreción acerca de la ley al decir que la ley sólo sirve para amedrentar, condenar y entregar a los tormentos. En realidad, la ley no hace eso, sino que por el contrario muestra la voluntad y la naturaleza de Dios.'
Sermón, 30 de agosto de 1539)
 
Sacramentos 'Primeramente debo negar los siete sacramentos y por ahora admitir sólo tres: el bautismo, la penitencia y el pan. Todos ellos fueron reducidos a una mísera cautividad por la curia romana, y la iglesia fue privada de toda su libertad. No obstante, hablando al estilo de la Escritura, admitiría solo un sacramento y tres signos sacramentales, de lo cual a su tiempo hablaré más explícitamente...'
(La cautividad babilónica de la iglesia)
'Ante todo debemos saber lo que es un sacramento. A mi parecer su definición propia y sencilla puede darse diciendo que es una señal externa con la que el Señor sella en nuestra conciencia las promesas de su buena voluntad para con nosotros, a fin de sostener la flaqueza de nuestra fe, y de que atestigüemos de nuestra parte, delante de él, de los ángeles y de los hombres, la piedad y reverencia que le profesamos.
También se puede decir más brevemente que es un testimonio de la gracia de Dios para con nosotros, confirmado con una señal externa y con el testimonio por nuestra parte de la reverencia que le profesamos.'
(Institución)

'Ante todo, los signos son el pan y el vino, los cuales representan el mantenimiento espiritual que recibimos del cuerpo y sangre de Cristo. Porque como en el Bautismo, al regenerarnos Dios, nos incorpora a su Iglesia y nos hace suyos por adopción, así también hemos dicho que con esto desempeña el oficio de un próvido padre de familia, proporcionándonos de continuo el alimento con el que conservarnos y mantenernos en aquella vida a la que engendró con su Palabra. Ahora bien, el único sustento de nuestras almas es Cristo; y por eso nuestro Padre nos convida a que vayamos a El, para que alimentados con este sustento, cobremos de día en día mayor vigor, hasta llegar por fin a la inmortalidad del cielo. Y como este misterio de comunicar [comulgar] con Cristo es por su naturaleza incomprensible, nos muestra El la figura e imagen con signos visibles muy propios de nuestra débil condición.'
(Institución)

'Los sacramentos son entonces señales o ceremonias... mediante los cuales uno muestra a la iglesia que o bien pretende ser, o bien es ya, soldado de Cristo, y que por tanto le informan a la iglesia más bien que a uno mismo de su fe. Porque si tu fe no es tan perfecta que no necesite una ceremonia como señal para confirmarla, no es fe. Porque la fe es aquello por lo cual descansamos en la misericordia de Dios sin vacilar, firmemente, y de todo corazón.'
(De la verdadera y falsa religión)
 
Iglesia   'Ya hemos dicho que la Escritura habla de la iglesia de dos modos. Unas veces, usando el nombre de Iglesia entiende que verdaderamente es tal ante el Señor aquella en que nadie es recibido sino quienes son hijos adoptivos de Dios y miembros auténticos de Cristo por la santificación del Espíritu. La Escritura no se refiere aquí únicamente a los santos que viven en este mundo, sino también a cuantos han sido elegidos desde el principio del mundo.
Otras veces entiende por Iglesia toda la multitud de hombres esparcidos por toda la Tierra, con una misma profesión de honrar a Dios y a Jesucristo... En esta iglesia están mezclados los buenos y los hipócritas, que no tienen de Cristo otra cosa que el nombre y la apariencia... Así pues, de la misma manera que estamos obligados a creer la Iglesia, invisible para nosotros y conocida sólo de Dios, así también se nos manda que honremos esta Iglesia visible y que nos mantengamos en su comunión.'

(Institución)
'Creemos también que hay una iglesia santa y católica, es decir, universal, y que esta iglesia es tanto visible como invisible. Según las enseñanzas de Pablo, la iglesia invisible es la que descendido del cielo, es decir, la iglesia que conoce y acepta a Dios mediante la iluminación del Espíritu Santo. A esta iglesia pertenecen todos los creyentes en todo el mundo. No se le llama invisible porque los creyentes sean invisibles, sino porque los ojos humanos no pueden ver exactamente quiénes son esos creyentes, ya que los creyentes son conocidos sólo por Dios y por sí mismos.
Y la iglesia visible no es el pontífice romano y los demás que llevan la mitra, sino todos los que hacen profesión de fe en Cristo en toda la tierra. Entre ellos se cuentan quienes se llaman falsamente cristianos, puesto que no tienen fe interna. Dentro de la iglesia visible, por lo tanto, hay algunos que no son miembros de la iglesia electa e invisible.'

(Una exposición de la fe)
 
Iglesia y Estado   'Para no tropezar en esta piedra, advirtamos que hay un doble régimen del hombre: uno espiritual, mediante el cual se instruye la conciencia en la piedad y el culto de Dios; el otro político, por el cual el hombre es instruido en sus obligaciones y deberes de humanidad y educación que deben presidir las relaciones humanas. Corrientemente se suelen llamar jurisdicción espiritual y jurisdicción temporal; nombres muy apropiados, con los que se da a entender que la primera clase de régimen se refiere a la vida del alma, y la otra se aplica a las cosas de este mundo; no solamente para mantener y vestir a los hombres, sino que además prescribe leyes mediante las cuales puedan vivir con sus semejantes santa, honesta y modestamente. Porque la primera tiene su asiento en el alma; en cambio la otra solamente se preocupa de las costumbres exteriores. A lo primero podemos llamar reino espiritual; a lo otro, reino político o civil.'
(Institución)
'En la iglesia de Cristo el gobierno y la profecía son ambos necesarios, aunque la última tiene primacía. Porque de igual modo que el ser humano se halla necesariamente constituido por el cuerpo y el alma, y el cuerpo es la parte menor y más humilde, de igual modo no puede haber iglesia sin gobierno, aunque el gobierno supervise y controle las circunstancias más mundanales que se hallan muy distantes de las cosas del espíritu.'
(Una exposición de la fe)
 

© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo

Enlaces relacionados
·Actualidad de Macabeos (V)
·Actualidad de Macabeos (VI)
·Actualidad de Macabeos (y VII)
·Amarillismo
·La Piedra de Gabriel
·Fábulas judaicas
·Manipuladores de la evidencia
·Un profeta para nuestro tiempo
·El País, con la Constitución
·Juliano el Apóstata

Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 2827/SE-A
-