en la web en la Biblia
 
           
ÓRDENES SAGRADAS
Guardar como Pdf Guardar como Pdf
Imprimir Imprimir
Enviar este enlace por e-mail a un amigo Enviar este enlace por e-mail a un amigo
Ver más Enciclopedia Ver más Enciclopedia
 

Órdenes sagradas es el término usual para la distinción en rango y oficio entre el clero, también aplicado en las iglesias preladas para el oficio y funciones del ministerio. El término ordo fue empleado desde muy antiguo en el primer sentido; aparece más de una vez en Tertuliano y fue probablemente parte de la terminología reconocida antes de su tiempo. Al principio no se subrayó especialmente el número exacto para la división en órdenes mayores y menores. Ciertamente Tertuliano conocía otros oficios además de los de obispo, sacerdote y diácono, pero es imposible determinar exactamente cuáles eran. En las cartas de Cornelio de Roma a Fabio los funcionarios de la Iglesia romana incluyen presbíteros, diáconos, subdiáconos, acólitos, exorcistas, lectores y porteros; habiendo evidencia de la existencia de todos ellos, salvo el último, hacia el mismo tiempo en África. El octavo libro de las Constituciones Apostólicas trata de la puesta aparte de obispos, presbíteros, diáconos y lectores solo, aunque en otra parte muestra que el compilador estaba familiarizado con exorcistas y cantores como clases distintivas oficiales. Pero durante un largo tiempo no hubo un número fijado de órdenes; las funciones que desarrollaron surgían de las necesidades de la vida eclesiástica y tomaron diferentes formas en diferentes lugares. El escolasticismo acometió la sistematización de la materia. Pedro Lombardo estimó el número siete y la división en dos clases como ya fijada, nombrando el presbiterado y el diaconado como la única que existía en la Iglesia primitiva, bajo explícita autoridad apostólica; según él el episcopado no es una orden distintiva sino "el nombre de una dignidad y un oficio", subdividido en patriarcas, arzobispos, metropolitanos y obispos. Tomás de Aquino concuerda con él en sustancia, salvo que incluye el subdiaconado entre las órdenes sagradas. El concilio de Trento hizo de la sistematización escolástica un asunto de fe, aunque algunas de las órdenes no fueron más que nominales y nada más que primeros pasos para el sacerdocio. En la Iglesia ortodoxa la gradación de oficios no fue tan sistemáticamente desarrollada; las únicas que tienen importancia son el episcopado, el sacerdocio y el diaconado.

En la Iglesia católica las órdenes se distinguen en mayores (sacerdotes, diáconos y subdiáconos) y menores (acólitos, exorcistas, lectores y porteros). Algunas diferencias de opinión parecen existir sobre si los obispos constituyen una orden separada, en cuyo caso obispos, sacerdotes, diáconos y subdiáconos serían las órdenes mayores. La admisión a esas órdenes está gobernada en cada Iglesia por regulaciones canónicas.

© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 015638