en la web en la Biblia
 
           
ARLÉS, ARZOBISPADO DE
Guardar como Pdf Guardar como Pdf
Imprimir Imprimir
Enviar este enlace por e-mail a un amigo Enviar este enlace por e-mail a un amigo
Ver más Enciclopedia Ver más Enciclopedia
 

Arzobispado de Arlés es el nombre de una antigua sede eclesiástica en el sur de Francia, a 70 kilómetros al noroeste de Marsella, cuyos titulares, desde principios del siglo quinto hasta principios del séptimo, llevaron el título de primados, descriptivo de su posición como representantes de la curia romana en ese país y primeros entre los obispos de la Iglesia gala.

Mapa de la organización eclesiástica en la Baja Edad Media
Mapa de la organización eclesiástica en la Baja Edad Media - Arlés

El evangelio fue llevado a Arlés desde Marsella, probablemente, a principios del siglo tercero, ocurriendo la primera mención de un obispo de Arlés hacia 255. Con la división del imperio por Diocleciano y el rápido declive de Lión que le siguió, Arlés emergió a una posición eminente como centro comercial y administrativo y baluarte de la civilización romana en la Galia. Sin embargo, sus obispos estuvieron formalmente bajo la autoridad del obispo de Vienne como metropolitano hasta el año 400, cuando Arlés sucedió a Tréveris como residencia del prefecto de la Galia, llegando a ser por tanto la capital del poder romano en la Europa occidental.

Entonces los derechos metropolitanos de Vienne fueron cuestionados y tras un sínodo en Turín (401) que no llegó a una decisión sobre el asunto, Patroclo, obispo de Arlés desde 412, obtuvo una gran cantidad de privilegios en el año 417 del papa Zósimo. El territorio de la sede de Arlés se incrementó a expensas de Marsella y bajo Patroclo le fue conferido el título de metropolitano de los vienneses con autoridad sobre las sedes episcopales de Narbonne y Aix. Para elevar la autoridad eclesiástica de Arlés a un grado equivalente con su importancia política, el papa le confirió a su obispo el título de primado y con ello el de poder intervenir como árbitro en disputas eclesiásticas que no estuvieran reservadas a la decisión del obispo de Roma.

La primacía de Arlés tenía alguna justificación y mucha de la autoridad que rápidamente ganó la obtuvo por una leyenda que hizo su aparición hacia ese tiempo, relacionando a Arlés con el nombre de Trófimo, a quien, enviado por el apóstol Pedro a predicar el evangelio a la Galia, se le atribuyó la realización de sus primeros trabajos en esa ciudad. Posteriormente el legendario Trófimo fue identificado con la persona de ese nombre mencionada en el Nuevo Testamento (Hechos 20:4; 21:29; 2 Timoteo 4:20). Como resultado de la disputa entre Hilario, obispo de Arlés desde 429, y el papa León Magno, la primacía quedó abolida en 445 y el oficio de metropolitano fue transferido a Vienne. Sin embargo, tan firmemente arraigada estaba la autoridad de Arlés en ese tiempo que en 450 las pretensiones de la iglesia de Trófimo a la primacía y el vicariato fueron llevadas ante el papa por 19 obispos de la Galia y aunque León rechazó admitir la validez de esas pretensiones, accedió a dividir la dignidad metropolitana entre Vienne y Arlés. En verdad Arlés retuvo tal preeminencia que fue el principal de los episcopados galos. La incursión de los visigodos en la Provenza en 466 cortó todas las relaciones entre Arlés y Roma durante casi 30 años, pero el surgimiento del poder arriano en el sur de Francia y en el norte de Italia, desembocó en un restablecimiento de la relación con Roma en defensa de la amenazada causa de la ortodoxia. Bajo Cesáreo, obispo de Arlés, se le confirió en 513 el pallium como señal del cargo de vicario (por vez primera en la historia de la Iglesia occidental) junto con el derecho de ejercer supervisión pastoral sobre las iglesias en Italia y España. Como administrador y, todavía más importante, como regulador de la legislación eclesiástica, Cesáreo hizo sentir su influencia por todo el país, hallándose huellas de su obra en España, Irlanda, Italia y Alemania. Pero con el surgimiento de la Iglesia nacional franca y el traslado del centro político del reino al norte, la autoridad de los obispos de Arlés declinó rápidamente. En 613 tales obispos aparecen en calidad de vicarios papales, pero su importancia pasó pronto a un segundo plano tras los obispos de Lión. En 794 el número de sufragáneos bajo la autoridad del arzobispo de Arlés era ocho; en 1475 sólo cuatro. El obispado fue abolido en 1802 pero el título de primat des primats des Gaules lo ostenta todavía el arzobispo de Vienne. [Entre los 96 titulares de la sede los más distinguidos, además de los ya mencionados, estuvieron Virgilio (588-610), quien fue vicario apostólico bajo Gregorio Magno sobre todos los obispos de Burgundia y Austrasia, el cardenal Pierre de Foix (1450-62), un importante estadista eclesiástico y el último arzobispo, Jean Marie Dulan (1775-92), quien fue guillotinado a la edad de 87 años por las autoridades revolucionarias.]

© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 015638