en la web en la Biblia
 
           
BRANT, JOSEPH (c. 1740-1807)

Joseph Brant (Thayendanegea), jefe indio, nació hacia 1740 en las orillas del Ohio, donde sus padres que eran mohawks habían ido a cazar, y murió en Wellington Square, Canadá, en 1807.

Joseph Brant (Thayendanegea)
Su padre era un mohawk puro, de la tribu wolf, no siendo Brant mestizo por tanto. Hay ciertas dudas sobre si su padre era jefe, pero es indudable que su abuelo fue unos de los principales jefes indios que visitaron Inglaterra medio siglo antes. Era un vástago de valor e iniciativa poco común y con trece años se unió a los guerreros de su tribu, bajo Sir William Johnson, estando presente en la batalla de Lake George. Sir William Johnson, creyendo que los indios podían ser educados y formados, dedicó considerable tiempo para ayudarles a construir iglesias, organizando misiones y mejorando su moral y condición social. Se interesó por Joseph Brant y su hermana, Mary, quien posteriormente, como esposa suya, sería ama de casa de 'Johnson Hall.' Envió a Joseph a la escuela del doctor Wheelock en Lebanon, Connecticut, donde no sólo se hizo con el dominio de la lengua inglesa, sino que también adquirió algo de conocimiento de la literatura y la historia en general. Cuando dejó esa escuela el misionero Chas. J. Smith se lo llevó como intérprete en 1762, aunque sólo realizó esa tarea durante poco tiempo. Se unió a una compañía de soldados de Johnson que salió contra los indios, 'comportándose de tal manera como cristiano y soldado que se ganó gran estima.' Brant se casó hacia ese tiempo, estableciéndose en Canajoharie, Nueva York, donde se unió a la iglesia episcopal, llevando una vida pacífica, comprometido en la obra misionera entre los mohawks para mejorar su formación con el conocimiento que él había adquirido en la escuela. Fue un hombre de carácter decidido y comprometido y su devoción a la iglesia le acompañó toda la vida. Pero junto a este carácter de devoto misionero y estudiante serio, Joseph Brant combinaba, en curioso contraste, los atributos de un guerrero indio. No había logro apreciado por los bravos en el que él no eclipsara a sus compañeros. Adelantaba a los demás en dirigir la guerra tanto como en empresas pacíficas y al ser llamado a tomar las armas fue de gran ayuda a los británicos en varias campañas. Estuvo con Johnson en la expedición al Niágara, en la guerra de Pontiac, en 1763, en la que luchó con gran distinción del lado inglés. Habiendo visitado Inglaterra en 1775 se alineó con los británicos al estallar la guerra revolucionaria. Recibió una comisión de coronel del gobernador Carleton, quien le empleó en muchas incursiones contra los colonos, hasta el punto de que su nombre fue sinónimo de terror desde el río San Lorenzo hasta el río Susquehanna. Tomó parte activa en la masacre en Cherry Valley, Nueva York, así como también en la que desoló Minisink, en el condado de Orange, en 1779. Estuvo a la cabeza de una banda de guerreros en la expedición del coronel St. Leger contra Fort Stanwix, tomando parte prominente en la batalla de Oriskany el siguiente agosto. Las atrocidades cometidas en la destrucción del valle Wyoming, en julio de 1778, le fueron atribuidas a él por algunos escritores americanos y por Campbell, en su poema Gertrude of Wyoming, pero Brant no estuvo presente en esa masacre. Los indios iban mandados por el coronel John Butler, cuya ferocidad era mayor que la de ellos.

Firma de Joseph Brant
John Fiske dice de Brant: 'El tinte de la civilización que había adquirido no era en ninguna manera superficial. Aunque participó en muchos ataques sangrientos, su conducta no estuvo marcada por la ferocidad tan característica de los iroqueses. Aunque en ocasiones aprobó la muerte de los prisioneros, por causas de política pública, se opuso firmemente a la tortura y nunca la permitió. A veces se apartó de su camino para rescatar a mujeres y niños del hacha de guerra y los casos de su magnanimidad hacia enemigos suplicantes fueron muy numerosos.' Tras el tratado de paz, en 1783, retuvo su comisión en el servicio británico, cobrando media paga. Se ocupó de conseguir un hogar para su pueblo a lo largo del río San Lorenzo. Fue a Quebec, donde obtuvo, gracias al general Haldimand, un territorio de diez kilómetros en cada orilla del río Grand, en Ontario, que desemboca en el lago Erie, extendiéndose el territorio unos 160 kilómetros en longitud. Allí, donde se dieron los nombres del condado Brant y su capital, Brantford, para preservar su memoria, Joseph Brant gobernó a su pueblo, trabajando por su bienestar, enseñándoles el evangelio y cuidando de su desarrollo moral e intelectual. Tradujo el Libro de Oración y partes del Nuevo Testamento a su lengua nativa, planeando escribir una historia de las Seis Naciones, que nunca pudo terminar. En 1785 visitó de nuevo Inglaterra, donde fue recibido con los mayores honores, siendo introducido en la mejor sociedad y presentado en la corte. Mientras estuvo allí recaudó fondos suficientes con los que construir una iglesia para su pueblo, la primera iglesia episcopal en el alto Canadá. Sus últimos días los pasó en su propiedad del lago Ontario, regalo del rey, donde construyó una gran residencia, viviendo con él su hijo, John, que luego sería jefe, y una hija, Elizabeth, casada con William Johnson Kerr, nieto de Sir William Johnson, mientras que su esposa prefirió quedarse con la tribu en el poblado indio en el río Grand. El último superviviente de los hijos de Brant fue Catherine B. Johnson, que murió en Wellington Square, Canadá, en 1867. Joseph Brant fue sagaz y bravo, cortés y fiel, bondadoso y gentil. Theodosia Burr, habiéndole hospedado en su casa en Nueva York, escribió a su padre, Aaron Burr: 'Después de todo fue el huésped más cristiano y civilizado en sus maneras.' Fue enterrado al lado de la pequeña iglesia que construyó en el río Grand. Hay un monumento sobre su tumba, con esta inscripción: 'Esta tumba está erigida en memoria de Thayendanegea, o capitán Joseph Brant, jefe principal y guerrero de las Seis Naciones Indias, por sus compañeros, admiradores de su fidelidad y compromiso con la corona británica.' En Brantford en 1886 se inauguró una estatua suya.
© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 015638