en la web en la Biblia
 
           
ALLOUEZ, CLAUDE JEAN (1622-1689)
Guardar como Pdf Guardar como Pdf
Imprimir Imprimir
Enviar este enlace por e-mail a un amigo Enviar este enlace por e-mail a un amigo
Ver más Biografías Ver más Biografías
 

Claude Jean Allouez, misionero jesuita francés, nació en Saint Didier el 6 de junio de 1622 y murió en Michigan el 27 de agosto de 1689. Se graduó a los 17 años en el colegio en Le Puy, donde uno de sus profesores fue el famoso misionero François Regis, del que adquirió el celo por las misiones. En 1639 ingresó en el noviciado jesuita en Toulouse, realizando estudios clericales en la misma ciudad y luego en Billom y Rodez. Fue ordenado sacerdote en 1655 y en 1658 fue a Canadá, con el recién nombrado gobernador de Nueva Francia, Pierre d'Argenson. Tras tres años de labores entre las tribus indias a lo largo del San Lorenzo, fue superior en Three Rivers. Mientras estuvo allí fue nombrado vicario general el 21 de julio de 1663 de todos los nativos y comerciantes del noroeste. Este cargo le obligaba a visitar las tribus en ese territorio, obtener misioneros, regular las relaciones de los nativos con los colonos y abrir nuevas misiones.

Quería partir para el Lago Superior en 1664, paro al perder la flotilla de canoas de ese año, tuvo que esperar hasta el 8 de agosto de 1665. Los indios, que no querían su compañía, le abandonaron tres veces, consintiendo finalmente si remaba y porteaba como ellos. Llegó el 2 de septiembre al Lago Superior o como entonces se llamaba Lac de Tracy, y el 1 de octubre a Chequamegon (Ashland) Bay, donde, en La Pointe en la isla Madeline, encontró un gran poblado con una fuerza de 800 guerreros, agrupación de siete tribus diferentes. El 6 de mayo de 1667 salió para el Lago Nipigon, a distancia de 1.500 millas. En ese lugar encontró muchos cristianos indios, particularmente entre los npissiriniens, que se habían refugiado tras la matanza de varias tribus en Ontario por los iroqueses. Tras dos semanas, Allouez regresó a Le Pointe. Allí persuadió a los 'queues coupées' (el clan kiskakon de los ottawas) a renunciar a sus supersticiones y poligamia. Para satisfacer la necesidad creada de nuevos misioneros llevó las nuevas a Quebec, donde sus superiores, que no supieron nada de él durante dos años, le habían dado por muerto. Tras estar sólo dos días, regresó a su misión occidental.

En 1669 volvió a Quebec con varios iroqueses cautivos que había rescatado. Tras una breve estancia regresó al oeste, esta vez a los potawatomi, cerca de Green Bay, entonces Bair des Puants, con los que pasó el invierno. El 16 de abril de 1669 partió para ir con los outagamies. Su diario sobre este viaje contiene observaciones sobre historia natural y un relato del eclipse de sol que ocurrió el 19 de abril. Ese día llegó al Lago Winnebago, que él denominó St. Francis Xavier. Al día siguiente, domingo, celebró misa en el lugar de la actual ciudad de Oshkosh. El 25 de abril fundó la misión de San Marcos, de ubicación incierta. El 27 de abril salió de allí y dos días después estaba entre los miamis y mascoutens, fundando la misión de St. James. Luego pasó algunos meses en Sault St. Marie, partiendo de allí con el jesuita Dablon en septiembre para las misiones en Green Bay. El 4 de junio de 1671 fue el orador del día en el Sault cuando el territorio noroccidental fue solemnemente declarado sometido al rey de Francia por M. de Saint Lusson, delegado para ese propósito por el gobernador en Quebec. El mismo año, cuando Marquette y Joliet partieron para explorar el Mississippi, Allouez regresó a Green Bay para fundar la misión de Rapides des Pères, actual De Pere (Wisconsin), en Fox River, donde se erigió un monumento en su honor en el lugar de la casa y capilla que él ocupó. En 1674 había más de dos mil católicos indios en esta misión.

Cuando llegaron las noticias de la muerte de Marquette, el 18 de mayo de 1675, a Allouez se le mandó continuar su obra entre los illinois. Comenzó en octubre de 1676, pero por la severidad del invierno no pudo llegar a su misión hasta marzo. En el camino, la víspera del día de San José, 18 de marzo, llegó al Lago Michigan al que llamó St. Joseph. Recorrió en canoa más de 76 leguas hasta el territorio de los illinois, donde fue bien recibido y dirigido a los wigwam en Kaskaskia. Tras explorar la posibilidad de una misión central regresó a Green Bay, pero regresó en 1678 con los illinois, donde pasó el resto de su vida, once años, hasta su muerte entre los miamis. El jesuita Dablon le llamó un segundo Francisco Javier. Se dice que bautizó a más de 10.000 indios y de haber predicado a unos 100.000. Los ciudadanos de Niles construyeron una enorme cruz de granito en el supuesto lugar de su tumba.

© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 015638