en la web en la Biblia
 
           
¿Ideología de género o perversión de género?
Wenceslao Calvo (15-03-2017)

¿Ideología de género o perversión de género?

Se conoce con el nombre de ideología de género la corriente filosófica que enseña que la identidad entre anatomía física y género sexual es una construcción social, fruto de una determinada educación, que impone sobre el individuo un papel a lo largo de su vida, papel que invade y hasta niega derechos que le son propios. El hecho de nacer con órganos de reproducción sexual femeninos no significa que la persona sea automáticamente mujer, como tampoco el hecho de nacer con órganos de reproducción sexual masculinos significa que la persona sea automáticamente hombre. La denominada ideología de género considera un convencionalismo social identificar sexo y género, por lo cual su propósito es separar ambas cosas. Aunque biológicamente estemos dotados de unas determinadas características físicas eso no quiere decir que tengan que estar necesariamente asociadas a unas determinadas características personales y vitales.

Por supuesto el principal campo de propagación de esta idea se centra en la escuela, donde las nuevas generaciones pueden ser más fácilmente adoctrinadas en su tesis, pero sin olvidar a los demás segmentos de la población, a los que es preciso adoctrinar a través de los medios de comunicación y la presencia en todo tipo de foros e instituciones, persuadiendo a los indecisos y hasta ganando a los refractarios.

Como cualquier eufemismo que se precie, la ideología de género busca enmascarar la realidad mediante una jerga que esconde su verdadero contenido y ya de por sí su nombre, ideología de género, camufla en un lenguaje aséptico lo que en realidad se puede denominar perversión de género.

La unión entre sexo y género que enseña la Biblia, que enseña el sentido común, que enseña la historia y que enseña la naturaleza, es la que quieren destruir los enredadores actuales con su ‘ideología de género’, que más bien debe denominarse perversión de género.

Como las palabras son decisivas en todos los debates, es muy importante acudir a ellas para clarificar las cosas, ya que rectas nociones nos conducirán a rectas conclusiones, mientras que torcidas nociones nos llevarán indefectiblemente a torcidas conclusiones. De ahí que sea una regla invariable que todos aquellos que buscan enredar, siempre comienzan por trastocar las palabras y así es como binomios como bien-mal, justicia-injusticia, verdad-error, libertad-esclavitud, excelencia-vileza, belleza-fealdad, democracia-dictadura, etc., se alteran mediante un procedimiento interesado para que su contenido se desplace adonde a ellos les interesa. Es el archiconocido argumento expuesto por George Orwell en su famosa novela Nineteen Eighty-four.

En el libro de Génesis capítulo 1 y versículo 27 se afirma lo siguiente (sigo la versión Reina-Valera de 1960): ‘Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.’ Los dos vocablos diferenciadores usados para los dos géneros sexuales son las palabras zakar y neqebah en la lengua hebrea, palabras que indican el sexo de cada uno de los dos seres humanos que Dios creó. En primer lugar es preciso notar que hay dos sexos y solamente dos. En segundo lugar que esta diferenciación procede desde el principio, esto es, desde el mismo acto creativo. En tercer lugar que la traducción al español del pasaje, para ser equilibrada y correcta, debería haber dicho macho y hembra, poniendo así en consonancia la palabra hembra con macho, consonancia que no se da perfectamente entre hembra y varón. Pero como la palabra macho siempre ha tenido una connotación con lo animal y modernamente con el machismo, no sería tolerable hacer una traducción así, aunque en realidad, si se despoja a la palabra de esas connotaciones, macho es simplemente designación de lo masculino, como hembra lo es de lo femenino, a causa de sus respectivos órganos sexuales. Zakar y neqebah, pues, aluden a lo biológico. Nada más. De hecho son las dos palabras que se emplean en el relato del diluvio para referirse a los animales que Noé metió en el arca: ‘Dos de cada especie entrarán contigo, macho y hembra serán.’1

Sin embargo, cuando en el capítulo dos de Génesis se narra en forma específica la creación de los dos primeros seres humanos, ya no se echa mano de las dos palabras anteriores sino de otras dos nuevas, que son ish e ishah2, significando la primera varón y la segunda mujer. Aquí ya no estamos solamente ante el hecho biológico, lo masculino y lo femenino, sino ante la diferenciación personal, varón y mujer, que surge como consecuencia de la diferenciación biológica y sexual. Por lo tanto, hay una continuidad e identidad entre lo masculino y el varón, como también hay una continuidad e identidad entre lo femenino y la mujer. Es decir, la correlación entre lo biológico, sexual y personal es total. Adán es varón porque es del sexo masculino, de la misma manera que Eva es mujer porque es del sexo femenino. Quien es zakar es ish y quien es neqebah es ishah. Nunca se entrecruzan esas líneas que siempre corren paralelas. Unas líneas paralelas que son la salvaguarda de la humanidad y que el Creador estableció desde el origen.

La unión entre sexo y género que enseña la Biblia, que enseña el sentido común, que enseña la historia y que enseña la naturaleza, es la que quieren destruir los enredadores actuales con su ‘ideología de género’, que más bien debe denominarse perversión de género. Que ellos estén enredados es su responsabilidad y de ello darán cuenta, pero que nos enreden a mí o a ti queda bajo nuestra responsabilidad.

1 Génesis 6:19
2 Génesis 2:23

© No se permite la reproducción o copia de este material sin la autorización expresa del autor. Es propiedad de Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo
Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo c/ Villacarlos, 14 28032 - Madrid
info@iglesiapueblonuevo.es - Horario de culto: Domingo 11 horas
Inscrita en el Ministerio de Justicia con el número 015638